Sitges
Visita y horario
La visita se puede realizar el primer domingo de cada mes (mínimo 5 personas).

La visita es en catalán, pero también existe la posibilidad de hacer un segundo grupo en castellano, si hay suficiente gente apuntada.

Se organizan también visitas concertadas para grupos.


Información
Información y reservas: al teléfono 619 793 199 o a la dirección electrónica info@agisitges.com

Oficina de  Información turística:

Agencia de Promoción Turismo de Sitges

Plaza Eduard Maristany, 2, 08870 Sitges

Tel.: 938 944 251 / Fax: 938941521

E-mail: .info@sitgestur.cat www.sitgestur.cat

Del 16 de octubre al 30 de mayo: de lunes a viernes, de 10 a 14 y de 16 a 18.30h, sábados de 10 a 14 y de 16 a 19h y domingos de 10 a 14h.

Del 1 de junio al 16 de octubre: de lunes a sábado de 10 a 14h y de 16 a 20h, domingos de 10 a 14h.




Cómo llegar
En tren: desde la estación de Passeig de Gràcia o Sants, línea C-2 (St. Vicenç/Vilanova-Maçanet) dirección St. Vicenç/Vilanova. Un tren cada 15 minutos aproximadamente. En bus: desde Ronda Universitat, 33. Cada hora. Cia. Mon Bus. Tel.: 938 937 060. Por carretera: autopista de peaje C-32 (túneles del Garraf).C-31 autovía de Castelldefels y carretera de las costas del Garraf.
Observaciones
Los horarios pueden sufrir variaciones, por lo que se aconseja comprobarlos previamente.
Precios y descuento
Adultos: 10,00€.

Niños a partir 12 años: 5,00€.

Niños menores de 12 años: gratuito.

Grupos (no hay número mínimo de personas) haciendo una reserva previamente: todos los días de la semana con opción de escoger idioma: catalán, castellano, inglés o francés. Consultar precios para grupos.

Descuento de la Ruta del Modernismo: 10% sobre la tarifa de adultos.






Descripción
Sitges, junto con el resto de la comarca, vivió durante el siglo XIX una época floreciente, llena de cambios sociales, económicos, tecnológicos y culturales. La llegada del ferrocarril, la exportación marítima del vino, la aventura americana, la expansión urbanística y el despliegue de estilos arquitectónicos han dejado una fuerte huella en esta villa de la costa catalana. Sitges se convierte entre 1892 y 1899 en un lugar de encuentro para los artistas modernistas después de la llegada de Santiago Rusiñol, en 1891, quien -atraído por las posibilidades pictóricas de la población, por sus habitantes y por la comunidad ya existente de pintores de la escuela luminista- se instaló a vivir en el Cau Ferrat. Rusiñol, acogido por estos pintores, organizó las cinco Fiestas Modernistas que congregaron en Sitges a los literatos, músicos, críticos, escultores y pintores más importantes de Cataluña y que hicieron que este pueblo marinero se convirtiera, como se lo llevó a definir, en "la Meca del Modernismo". En verano de 1892 tuvo lugar en el Ayuntamiento de la villa la Primera Exposición de Bellas Artes, conocida posteriormente como la Primera Fiesta Modernista. En esta exposición se presentaron obras de los artistas de Sitges, de Ramon Casas, de Eliseu Meifrén y del propio Santiago Rusiñol, artistas bastante significativos del movimiento modernista. Con el afán de los modernistas por abrirse a Europa y a sus movimientos culturales, Rusiñol y su grupo de la revista L'Avenç organizaron la Segunda Fiesta Modernista. Tomando como referente el núcleo belga y con la estrecha colaboración de Enric Morera, formado artísticamente en Bruselas, se puso en escena, en el teatro del Casino Prado, la obra del joven autor teatral belga Maeterlinck La intrusa. La música fue la protagonista de esta fiesta y también se contó con un concierto de César Frank y del propio Enric Morera. La Tercera Fiesta Modernista, impelida por la confianza en el triunfo de los ideales modernistas, tuvo lugar en noviembre de 1894 y tuvo un cariz muy distinto del de las otras dos. Los actos fueron la entrada de los grecos en procesión en Sitges y la inauguración oficial de la casa-taller de Rusiñol, el Cau Ferrat. La procesión, organizada por Rusiñol, era una demostración de la emoción que sentía Rusiñol y sus amigos ante las obras de Domenico Theotocópuli, El Greco, y que había que manifestar de una manera popular. Rusiñol compró dos cuadros de este pintor a Pau Bosch en París y actualmente se encuentran en el Museo Cau Ferrat. Una vez inaugurado el Cau, se organizó una comida en un lugar cercano, sobre las rocas, en la Torreta, y seguidamente, y después de un discurso de Rusiñol, se inició un certamen literario en el que, entre otros, el poeta Joan Maragall declamó sus estrofas decadentistas que posteriormente fueron consideradas como el comienzo de un nuevo género de poesía. La música fue la protagonista de la Cuarta Fiesta Modernista que tuvo lugar el 14 de febrero de 1897 y el escenario volvió a ser el Casino Prado. En la entrada se podía contemplar el retrato de Enric Morera pintado por Santiago Rusiñol. Los actos se iniciaron con un poema sinfónico de Mercè Vidal y las Danses canadenques de Paul Gibson y después Rusiñol dio un discurso apologético en favor de la música modernista. El acontecimiento acabó con el estreno de la ópera La fada, con letra de Jaume Massó i Torrents y música de Enric Morera. Éste fue el acto más importante de la Cuarta Fiesta Modernista. En agosto de 1899 se celebró la Quinta Fiesta Modernista, en la que se pusieron en escena dos obras de Ignasi Iglesias, Lladres y La reina del cor, y una de Santiago Rusiñol, L'alegria que passa. El pianista Joaquim Nin interpretó obras de Scarlatti, Grieg, Alió, Gay y Morera. Sitges en tiempos del Modernismo o Ruta Modernista La Ruta Modernista permite descubrir la huella que el Modernismo dejó en Sitges gracias a las iniciativas de Santiago Rusiñol i Prats (Barcelona 1861 - Aranjuez 1931) -uno de los máximos representantes del Modernismo catalán- y a las fortunas de los llamados americanos -hijos de la villa de Sitges que volvieron enriquecidos de las colonias españolas y embellecieron las calles de la población con sus casas de estética modernista. La ruta se inicia en la estación de tren, símbolo de la nueva era y de la modernidad del país. Sigue por las calles del centro de la villa -calle Illa de Cuba y calle Francesc Gumà, donde podemos descubrir la arquitectura modernista de algunos de los más destacados arquitectos de la época, como Gaietà Buïgas, y donde podemos disfrutar del decorativismo de algunas de las fachadas (trabajos de hierro forjado, cerámica, esgrafiados, vidrieras...). Algunos ejemplos son la Casa Bonaventura Blay (1901), la Casa Manuel Planas (1908) o la Casa Pere Carreras (1906). Siempre que sea posible, se puede admirar el interior del Teatro Prado, edificio modernista en el que se celebraron dos de las fiestas modernistas que organizó Rusiñol en Sitges y punto de encuentro de muchos de los seguidores de este movimiento. La ruta continúa con la visita de un patio azul, el único que se conserva de los típicos patios propios de Sitges, que sirvió de fuente de inspiración para Rusiñol, quien no sólo le dedicó algunos cuadros, sino también una obra de teatro titulada El pati blau. Seguimos por el Cap de la Vila para admirar otra de las casas modernistas, ésta propiedad del americano Bartomeu Carbonell i Mussons. Y llegamos a la plaza del Ajuntament donde destaca el edificio que alberga al consistorio, de estética neogótica -muy utilizada por los modernistas-, y el mercado, primer edificio modernista de la población.

Agencia de Promoción Turismo de Sitges