Col·legi de les Teresianes
Dirección
COLEGIO DE LAS TERESIANES. Ganduxer, 85-105.
Observaciones
Las propias monjas permiten, en ocasiones, el acceso al jardín.
Preguntar al guarda de la puerta o llamar al tel. 932 123 354.

Descripción
Gaudí recibió el encargo de construir este "castillo interior" de santa Teresa en 1888 y, para llevarlo a cabo, leyó la obra de la mística católica, lo que resulta evidente cuando se visita el edificio. El simbolismo de santa Teresa está en todas partes, y las columnas en forma de T situadas al final del pasillo del claustro la recuerdan. En el centro del "castillo" hay otra columna, muy sencilla, porque Gaudí imaginó que Dios estaba en el centro del "castillo" y consideró que no podía crear nada pretencioso al lado de la belleza divina. La puerta de entrada también está llena de detalles simbólicos religiosos, como las iniciales de Jesús, o patrióticos, como las cuatro barras de la bandera catalana en hierro forjado. Los característicos arcos ojivales del edificio representan el símbolo de la oración. Gaudí también hizo uso de estos arcos parabólicos de las fachadas del edificio (ventanas y motivos ornamentales) en el interior. En los pasillos del primer piso, la presencia rítmica de los arcos genera un juego de luces y sombras que ennoblece el espacio e imita al claustro de un convento. Gaudí diseñó incluso las macetas para las plantas, que tenían que ser de color naranja y verde: el naranja simbolizaba la Santísima Trinidad; el amarillo correspondía al Padre; el rojo, al Hijo; y el naranja -la mezcla-, al Espíritu Santo. En las esquinas del edificio, Gaudí construyó unos pilares helicoidales de ladrillo con el escudo de la orden religiosa, realizado en cerámica, y coronados con cruces de cuatro brazos. Otro elemento destacable es la chimenea, similar a las del Palau Güell, que preside la azotea del edificio. En el año 2002, coincidiendo con el Año Gaudí, el Instituto del Paisaje Urbano recuperó elementos y escudos de la fachada y los originales birretes del coronamiento (que recuerdan a los gorros doctorales de la Universidad) que se habían perdido durante la Guerra Civil (1936-1939).